My Image

Los Premiados

Premio Antonio Gallego

Premio


La Sociedad Española de Educación Médica (SEDEM) propuso hace ya más de una década el Premio “Antonio Gallego” a la excelencia de una carrera profesional en educación médica. Este premio representa la mayor distinción que concede la SEDEM y podemos asegurar que también representa la mayor distinción en España de esta área de conocimiento.

El Profesor Antonio Gallego Fernández, Catedrático de Fisiología de la Universidad Complutense de Madrid, nos dejó el 9 de febrero 1992 dejando tras si una carrera profesional apasionante como lo fueron los años que le tocaron vivir. Antonio Gallego fue, sin duda, una de las figuras más destacadas e influyentes de la moderna biomedicina española. Se formó bajo la maestría de Negrín durante la preguerra española, junto a Severo Ochoa, José Manuel Rodríguez-Delgado y Francisco Grande Covián. De este selecto grupo fue el único que decidió desarrollar su carrera profesional en España pese a su alineamiento en el bando republicano. Su formación postdoctoral la realizó en la Universidad Rockefeller, en Nueva York, donde trabajó con Rafael Lorento de No, discípulo de Cajal. Su carrera en España se inició en Cádiz y a partir de los años 60 en la Universidad Complutense de Madrid donde llegó a ser Vicerrector. Antonio Gallego destacó como investigador y como gestor de investigación, de aquí que la Sociedad Española de Ciencias Fisiológicas también conceda un premio bajo el nombre “Antonio Gallego”.

Pero, además, Antonio Gallego fue igualmente innovador en el terreno de la educación médica. A principios de los años sesenta publicó en el Journal of Medical Education un demoledor artículo en el que analizaba con rigor y agudeza la situación de la enseñanza médica en España. Poco tiempo después fundaba, junto a José María Segovia de Arana, la SEDEM. Propuso un nuevo plan de estudios, que no cuajó por su carácter excesivamente progresista, aunque siguen vigentes muchas de las ideas en las que se inspiró. Así pues, no faltan razones para que la máxima distinción de la SEDEM lleve el nombre de Antonio Gallego.

Su talante liberal, su elevado sentido crítico y su gran valentía en la defensa de sus ideas, le permitió conectar intelectualmente con una generación de jóvenes progresivamente crítica con los valores establecidos, creando así una escuela de científicos a la que pertenecen, directa o indirectamente, una gran parte de fisiólogos españoles; eso explica lo que a primera vista podría parecer singular como es la implicación de numerosos fisiólogos, Carlos Belmonte, Margarita Barón, Jordi Palés, Arcadi Gual, en la SEDEM.

La SEDEM decidió instaurar esta distinción para reconocer a maestros que de una manera u otra se han implicado en la formación de los médicos. Cierto es que el nivel científico de la medicina española no tiene nada que envidiar a la de otros países. Sin embargo, la estructura de la formación de los médicos sigue siendo una asignatura que requiere, si más no, una mayor atención. A diferencia de la investigación, la implicación en la docencia no hará escalar puestos a un médico en ni la estructura universitaria ni en la asistencial. Buscar incentivos para reconocer esta faceta de los médicos, su implicación en la formación de profesionales, nos parece, desde la SEDEM, un deber.

El primer premio Gallego se instituyo en el 2005 siendo el recipiendario el Prof. Albert Oriol Bosch, discípulo directo del Prof. Gallego. A partir de esa fecha y bienalmente, durante el acto inaugural de los congresos de SEDEM, se ha entregado la placa conmemorativa a los diferentes recipiendarios del premio Gallego . El premio reconoce una carrera profesional de excelencia en el área de la educación médica con repercusiones en España, ámbito propio de la SEDEM. Sin embargo tres de los siete premios otorgados lo ha sido a profesionales no españoles pero que dentro de su ámbito de actuación internacional de excelencia en la educación médica han tenido la singularidad de repercutir de forma muy especial en el área de conocimiento de la educación médica española.

El próximo mes de octubre (28-30 de octubre del 2015), durante el acto inaugural del XXII Congreso de la SEDEM, en la Facultad de Medicina de la Universidad de Murcia, se entregará el séptimo premio Antonio Gallego. En esta ocasión y por primera vez el premio ha recaído en una personalidad del mundo latinoamericano, concretamente el Prof. Pablo Pulido de Venezuela. Una vez más deseamos que el premio sirva no solo para reconocer la excelencia de un profesional, sino que también permita establecer lazos y colaboraciones que enriquezcan a todos los interesados en esta área de conocimiento.